De los laberintos se sale volando…

De los laberintos se sale volando…

¿Qué querrá decir Cristina cuando hace alusión a esa frase tan desconcertante?

 

Comencé mi laberinto como al parecer suelo comenzar las cosas, con la necesidad de pararme a pensar primero que es lo que voy a hacer cuando lo esté recorriendo para hallar al final el resultado que espero.

Paralizada, mi mente no dejaba de dar vueltas a cómo tendría que recorrerse un laberinto para sacar el máximo provecho a la llegada al centro del mismo.
Comienzo…porque en algún momento tendría que hacerlo. Aunque no lo hago muy convencida.
Una imagen se cuela en mi cabeza sin ningún sentido aparente. La serpiente y la manzana. Vaya!, al parecer he conectado ni más ni menos que con el dilema de la creación…pues adelante, comenzaré por ahí.

(más…)

Pin It on Pinterest